estacionamiento

mauricio diez canseco mal estacionado

Mauricio Diez Canseco, candidato a la presidencia del #Perú, estacionó en espacio exclusivo para personas con discapacidad en el CC Real Plaza de Salaverry, alrededor de las 7pm de ayer domingo. Argumentó que lo acababan de operar, sin embargo lo vemos manejando sin problemas.
Créditos: Lia Ascacibar

 //

Mauricio Diez Canseco, candidato a la presidencia del #Perú, estacionó en espacio exclusivo para personas con…

Posted by Bestias al volante on Lunes, 22 de junio de 2015

En el Facebook de Bestias Al Volante, miles de personas ya compartieron la foto, llegando a más de 220 mil personas alcanzadas en pocas horas.

Más de 220 mil personas ya vieron la foto de Mauricio Diez Canseco ocupando 2 espacios exclusivos para personas con discapacidad.

Más de 220 mil personas ya vieron la foto de Mauricio Diez Canseco ocupando 2 espacios exclusivos para personas con discapacidad.

mal estacionado en San Isidro

“Es cada vez más común ver imágenes en las redes sociales y en televisión de choferes que ignoran las reglas de tránsito sin importarles otros conductores, peatones o ciclistas. La primera imagen que se viene a la mente cuando hablamos de caos en el transporte es la combi asesina (y no falta razón), pero, en el otro lado de la escala social, tenemos a camionetas y autos particulares que también colaboran con la anarquía en las pistas. Para los primeros se ha encontrado una explicación: la llamada “guerra del centavo”, definición precisa ofrecida por Claudia Bielich en una investigación publicada por el Instituto de Estudios Peruanos.

Sin embargo, las infracciones a las reglas de tránsito no son solo de choferes de combi. En imágenes, frecuentemente también vemos cómo exclusivas camionetas invaden la vereda y se estacionan donde mejor les acomoda, cómo modernos hatchbacks se estacionan en los lugares reservados para discapacitados y cómo cómodos sedanes invaden la vía de emergencia de la Panamericana para esquivar esa molesta fila de carros que regresan de la playa. Cabe la pregunta: ¿en qué guerra están involucradas estas personas? En la guerra del centavo por supuesto que no. Para estos choferes, saltarse las reglas de tránsito, reglas de convivencia al fin y al cabo, no es una cuestión de sobrevivencia.

Alguien podría argumentar que es la búsqueda del interés propio por sobre el interés de los demás. ¿Para qué perder tiempo buscando un estacionamiento si puedo parar aquí en la vereda? ¿Para qué perder tiempo en la Panamericana si puedo avanzar por el carril de emergencia? Al final, como todos buscan su beneficio personal, el resultado social es un desastre. Es lo que se llama la tragedia de los comunes. Esta explicación, sin embargo, no discrimina entre la combi y la camioneta.

Las personas que manejan estos modernos carros se supone que han accedido a una educación por encima del promedio nacional y que cuentan con ingresos medios o altos. Estos ingresos quizá sean el factor explicativo de ese desdén con el resto de conductores y peatones. Se sabe por estudios psicológicos que el dinero transforma a las personas, y se ha demostrado que cuando una persona siente que se está enriqueciendo vocifera más, hace demostraciones de poder más frecuentemente, actúa mucho más groseramente y, en general, es menos capaz de ser empática con sus semejantes, es decir, de ponerse en los zapatos de los demás. Esta situación se agrava en contextos de desigualdad, como en Estados Unidos, donde los estudios se realizaron y este grupo de personas convive con la pobreza. Entonces, estas personas que se han beneficiado de la bonanza se sienten con derecho a priorizar sus intereses sobre el interés del resto y, consecuentemente, se comportan con el fin de satisfacer ese interés propio a costa del de los demás.

No es difícil extrapolar estos resultados a nuestra realidad. Hemos vivido varias décadas de crecimiento económico en que un grupo de peruanos ha accedido a niveles cómodos de vida. Ese grupo convive a diario con la pobreza que sigue afectando a millones de personas. Es probable entonces que este grupo haya experimentado un bajón en sus sentimientos de empatía con los otros y haya visto aumentar su impresión que, dado su éxito y logro personal, pueden ir en detrimento del interés de los demás. Una consecuencia inesperada del crecimiento económico sería entonces una guerra de hostilidades, en los que unos luchan por su sobrevivencia y otros son incapaces de ponerse en los zapatos de los demás.”

Fuente: El Comercio

Cómo puede ser que no hagan RESPETAR el estacionamiento de los discapacitados?!

DENUNCIA:
“Estoy entrando al Starbucks ubicado en Pardo y veo que alguien empujando el cono que esta puesta se estaciona en el lugar de discapacitados. Los encargados del estacionamiento le dicen que se mueva y no quiere. Entra a la tienda, volteo y le digo señor se ha estacionado en un lugar que no le corresponde a lo que me contesta nadie esta hablando contigo. Y procede a pedir su café. Les indico a los de la tienda que no le sirvan café hasta que se estacioné en otro lugar, obvió no me hacen caso. Aparte de esto, el “caballero” voltea y me dice al parecer la discapacitada eres tu, de la cabeza. Y bien campante se sentó en su mesa con periódico y le llevaron su café. Que buen servicio. Termine temblando de lo irrespetuoso que fue aquel patán de saco y BMW. Ahí esta su placa… Como se denuncia esto? Que indignación.” (Claudita Labarthe)
INCREÌBLE que el personal de #Starbucks no estè capacitado para resolver estas situaciones, es una VERGUENZA! Y no es la primera vez!

 

starbucks peru (delosi) no hace respetar el estacionamiento exclusivo para discapacitados

starbucks peru (delosi) no hace respetar el estacionamiento exclusivo para discapacitados