ciudades sostenibles

martin hunger - diseñador suizo bicicletas

Tendido boca abajo, en su taller de muebles de madera en Lurín, fue hallado muerto el ciudadano suizo Martín Hunger Andrea. El diseñador de 41 años fue asesinado a golpes por unos ladrones que ingresaron al inmueble y envenenaron a su perro.

Hunger se habría resistido al robo de su laptop, pues esta contenía información sobre sus innovadores diseños. Los delincuentes también se llevaron su caja de herramientas.

La víctima tenía varios golpes en la cabeza ocasionados con un objeto que los asesinos se llevaron. Su cuerpo fue encontrado ayer por un amigo suyo que llegó a trabajar en el taller maderero ubicado en el kilómetro 35,5 de la antigua Panamericana Sur.

Al lugar también llegó su esposa y familiares cercanos, quienes evitaron declarar. El cuerpo del extranjero permanece en la Morgue Central de Lima.

¿HASTA CUÁNDO seguirá reinando la ‪#‎DELINCUENCIA‬ en las pistas y calles? ¿Le creemos al ministro del interior José Luis Pérez Guadalupe cuando dice que está luchando contra la delincuencia organizada o debería de dar un paso al costado por los logros MEDIOCRES de su gestión?

Fuente: El Comercio

CICLOVIAS AL 2018

Para fines del 2018, Lima tendrá 200 kilómetros nuevos de ciclovías, anunció Jenny Samanez, jefa del Proyecto Metropolitano de Transporte No Motorizado, de la Municipalidad de Lima.

Durante un encuentro entre autoridades y técnicos de las 43 municipalidades en la ciudad, se planteó masificar el uso de la bicicleta como medio de transporte ecológico ya que, en la actualidad, solo el 1% de la población capitalina (100 000 personas) lo usa como medio de transporte.

Lima cuenta con solo 150 kilómetros de ciclovías que se concentran en los distritos del Cercado, Miraflores, San Isidro, Los Olivos, San Martín de Porres, La Victoria y Chorrillos, por lo que buscamos ampliar estos espacios”, acotó Samanez.

Se pronosticó que, una vez que se duplique la infraestructura cicloviaria en la ciudad, la proyección es que, para fines del 2018, la cantidad de ciclistas aumente a 200 000 y continúe en alza.

Este plan también contempla un proyecto de trabajo en el que se priorizará la seguridad vial y el respeto al peatón y al ciclista. “La idea es identificar las calles y avenidas adecuadas para acondicionar nuevas redes de ciclovías”, señalaron los funcionarios.

Cabe recordar que la Ley 29593 declara de interés nacional el uso de la bicicleta y la Ordenanza Municipal 1851 promueve la MOVILIDAD SOSTENIBLE y el uso de los espacios públicos para el transporte no motorizado en bicicleta.

Día sin carro en Bogotá

1,5 millones de autos dejaron de circular durante una jornada, la segunda del año

En la madrugada del miércoles, a las 4.45, Carlos Benjumea, un joven taxista, vivió una escena que nunca había visto en sus 12 años como conductor. En la avenida Boyacá, una de las principales arterias de Bogotá, se había formado un atasco porque miles de personas intentaban llegar a sus trabajos en el día sin coche y sin moto, que empezaba en 15 minutos. “Era como si fueran las 7 de la mañana”, señala Carlos, refiriéndose a los trancones habituales que padecen a diario los capitalinos.

Es la segunda vez en el año que se realiza esta jornada en la capital de Colombia, lo que significa que más de 1.500.000 de autos particulares dejaron de circular. La primera fue en febrero y todo apunta a que vendrán dos más por el éxito que para la alcaldía deja este ejercicio. No solo porque el sistema de transporte masivo tuvo más usuarios y los ciclistas pudieron moverse a sus anchas, sino porque se redujo la contaminación. En la tarde, la ciudad, con cerca de 7 millones de habitantes, estaba medio vacía de vehículos, pero en las ciclovías era fácil encontrar a cientos de ciclistas.

Por 14 horas y media el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien este año deja su cargo en medio de polémicas como la prohibición de las corridas de toros, limitó la circulación de coches particulares y motos. De esta forma obligó a muchos a usar el transporte público, los taxis y las bicicletas. Los dos primeros son criticados a diario por su mal servicio. Aún así, según reportes de las autoridades de movilidad, 1.830.000 personas, un 4,7% más, utilizaron Transmilenio, el servicio de buses articulados que a falta del metro, transporta a los bogotanos.

El llamado Sistema Integrado de Transporte, SITP, fue utilizado por poco más de un millón de personas, un 19% adicional a lo que lo hacen en un día normal. Y fue precisamente ese incremento en el número de usuarios del transporte público el que provocó que en las horas pico, en la mañana y en la tarde, se presentaran largas colas, más que las habituales, para ingresar a las estaciones de Transmilenio. También, que a muchas personas les tocara esperar por un buen tiempo los buses del sistema integrado que iban atiborrados de usuarios. Esto evidencia que hay que mejorar la oferta si lo que se busca es incrementar el uso del transporte público.

Los ciclistas, en cambio, fueron los reyes de la jornada. Según los reportes, los ciudadanos usaron la bicicleta un 117% más. “La ciudad no se paralizó. La ciudadanía se movilizó en transporte público y en bicicleta”, dijo Gustavo Petro, defendiendo la iniciativa. Se suma el impacto positivo en la reducción de la contaminación ya que los niveles de hollín, humo y polvo bajaron un 15%.

Desde hace 15 años, en Bogotá se vive, pero solo una vez al año, el día sin carro, con la idea de que los usuarios de vehículos particulares utilicen más el servicio público y la bicicleta. Ahora la alcaldía quiere extender la iniciativa a más días, lo que para algunos analistas distrae del gran problema de movilidad que tiene la capital por la falta de infraestructura y de cultura ciudadana, entre otras cosas. El gremio de los comerciantes es uno de los que se opone y ha denunciado los graves efectos que supone para el sector, por el bajo flujo de compradores. Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, el principal gremio, calificó como “valioso” el experimento, pero sostuvo que tiene “un costo para la economía, ya que afecta a muchos sectores”. Sin embargo, Bogotá demostró una vez que está aprendiendo a vivir sin coche, aunque sea por unas horas.

Fuente: EL PAIS.

Cada vez son más los que dejan el automóvil en casa y prefieren salir a trabajar en bicicleta: ahorran en gasolina, se olvidan del tráfico, ayudan al ambiente y se mantienen en forma ¿algo más? ah si, los ciclistas en Francia, además ganan un dinero extra. El Ministerio de Transporte francés anunció que las empresas incentivarán el uso de la bicicleta a sus trabajadores, pagándoles 21 céntimos de euro por kilómetro.

En Francia los que vayan en bici a trabajar tendrán sueldo extra

Los ciclistas galos están más que conformes con la nueva medida, ya que como aumentarán los ciclistas, también las ciudades serán más empáticas con quienes pedalean.

Thierry Mariani, ministro de Transporte de Francia comentó que serán las empresas las que financien el bono, pero que a su vez estas tendrán beneficios tributarios bastante generosos, por lo que ninguna empresa querrá quedarse fuera de la nueva medida.

Cerca de 20 millones de euros gastará el gobierno de Francia para sustentar la medida, pero la calidad de vida aumentará notablamente, así como también la calidad del aire con lo que se espera un ahorro de unos 5.600 millones de euros en temas de salud.

El estado francés tendrá que además organizar las ciudades para que puedan circular un mayor número de ciclistas y crear planes que combatan el robo de bicicletas o de las pertenencias de los desprotegidos pedaleantes.

El gran maestro de la conversación, Guillermo Giacosa, nos entrevistó en Radio Capital sobre la creciente comunidad en redes sociales en que se ha convertido Bestias al Volante, con ciudadanos de a pie, quienes a través de un smartphone comparten diariamente fotos y videos de denuncias de verdaderas #BESTIASalvolante, convirtiéndose en una suerte de reporteros ciudadanos. Muchas de las denuncias (atropellos, golpes, agresiones, intentos de fuga, maniobras temerarias, etc) logran tal impacto en las redes sociales, que rápidamente tienen rebote en medios digitales y tradicionales. Todo ciudadano con un ‘smartphone’ en la mano es un potencial canal de comunicación, estamos hiperconectados 24/7. Los accidentes automovilísticos se han convertido en un grave problema en el día a día de todos los ciudadanos. Lo peor de todo es que muchas veces las autoridades (ministros, congresistas, alcaldes, policías) no toman en cuenta el rol decisivo que las redes sociales pueden jugar y no utilizan las pruebas que los ciudadanos comparten.

La entrevista fue tan productiva que duró casi 1 hora, la puedes ESCUCHAR AQUÍ

http://www.ivoox.com/player_ej_3781980_4_1.html?c1=ff6600

Un halago (piropo, tal vez) que nos hizo el ‘Guille’ Giacosa fue sobre el nombre de la comunidad:

– ¡¿Bestias al volante?! Es un nombre perfecto, ni a Vallejo se le hubiese ocurrido.

Desde luego que se trata de una exageración, porque el genio de la poesía peruana es mundialmente irremplazable.

Entrevista en Radio Capital con Guillermo Giacosa

Entrevista en Radio Capital con Guillermo Giacosa

 

Para poder sostener la calidad de vida de los 9 millones de habitantes en la ciudad de Lima hay que comenzar a pensar seriamente en Ciudades Sostenibles. La explosión demográfica durante los próximos años no podrá ser absorbida por los centros urbanos y el caos vivido hoy en día se multiplicará exponencialmente, provocando un descenso de la calidad de vida tanto de las nuevas generaciones como los ciudadanos mayores.

Ciudades Sostenibles

Este artículo ofrece diez claves para que el sector público, el sector privado y los ciudadanos comunes, pero no silvestres, puedan mejorar conjuntamente la sostenibilidad de la ciudad más poblada de Perú:

1. Aprovechar con mayor eficiencia los recursos

Es prioridad mejorar las edificaciones a través de rehabilitaciones energéticas que logren construcciones mucho más eficientes, optimizar el ciclo urbano del agua, generar la energía dentro de la ciudad mediante el uso de renovables, etc. Roberto Ruiz, presidente de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA), señala que “en la época de bonanza económica solo se pensó en construir, sin demasiada planificación. Si parte de ese dinero se hubiera invertido en rehabilitación energética de edificios, iluminación municipal más eficiente, etc., las ciudades serían ahora mucho más sostenibles y con menos problemas económicos”. Siendo evidente que en las principales ciudades del mundo se observa un denominador común del desaprovechamiento de recursos.

2.- Priorizar la planificación no expansiva

El consumo de territorio en la ciudad y la forma urbana son fundamentales porque determinan durante muchos años la evolución de la ciudad, sus necesidades de infraestructuras públicas y su integración con la sociedad. Manu Fernández, analista urbano y autor del blog “Ciudades a Escala Humana“, explica que “la expansión en las afueras de las ciudades en las últimas décadas explica en parte cómo estamos ahora. Las ruinas del ladrillazo inmobiliario y los desarrollos industriales y residenciales serán un legado para las  generaciones posteriores”, afirma Fernández.

3. Mejorar el transporte público urbano

El transporte conlleva más de la mitad del consumo mundial de combustibles fósiles líquidos y prácticamente un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con el consumo energético. El impacto ambiental y social por la contaminación, los accidentes de tránsito y la congestión local puede llegar o incluso superar el 10% del PIB de una región o país. Solo en Perú, anualmente se pierden alrededor de S/.4.000 millones (2% del Producto Bruto Interno) por los accidentes de tránsito.

Es por eso que Roberto Ruiz, experto en el tema, recomienda apostar por el transporte público de calidad y el uso de la bicicleta, disminuir el tráfico de vehículos contaminantes (en especial petroleo, pero también gasolina) y utilizar unidades de vehículos eléctricos, híbridos enchufables, etc., que utilicen energías renovables.

Hemos visto con asombro el proyecto ‘Google Self-Driving Car’, la propuesta de autos eléctricos, sin volante ni pedales, que Google estaría comercializando en los próximos años.

4. El carpooling como “consumo colaborativo”

A diario vemos cómo las principales avenidas de la capital se encuentran repletas de autos ocupados por un solo pasajero: el conductor, desaprovechando 4 espacios, el del asiento del copiloto y los 3 asientos traseros. Una forma de consumir de forma colaborativa es el ‘carpooling’, que consiste en compartir los espacios libres del automóvil con personas que se desplazan en la misma ruta. En Perú ya hay una iniciativa empresarial llamada Aventones, que consiste en compartir el auto con personas de una misma red privada que utilizan la misma ruta y horario. ¿Se imaginan que Lima ahorre miles de litros de gasolina a diario y el bolsillo de muchos ciudadanos de a pie se vea ampliamente beneficiado?

carpooling_

¿For ever alone? El Carpooling también sirve para conseguir nuevos amigos.

5. Conservar la biodiversidad de la ciudad

Las ciudades que busquen ser más sostenibles y ofrecer a sus habitantes una mejor calidad de vida deben conservar y aumentar en lo posible su riqueza natural. La biodiversidad, los espacios verdes, se encuentran también en las ciudades, como recuerda Manu Fernández, quien subraya la importancia de las reservas urbanas o los parques periurbanos. Una forma de impulsar la biodiversidad sería la creación de espacios reservados para la flora y fauna. Desde luego, no se trata de reconvertir nuestros parques y zonas verdes en pequeños zoológicos, ni imponer un efecto “Jumanji” a la ciudad de Lima. Como incide Andrés Orive, “el uso público ha de ser el destino final de estos espacios que, además, correctamente planificados y gestionados, deberían proporcionar importantes beneficios ambientales al conjunto de la ciudad, incluida la vida silvestre, para una mayor calidad de vida y generar conciencia en los ciudadanos hacia los valores de la Naturaleza”.

6. Desarrollar áreas verdes y ‘Green Roofs’

Cuantos más espacios verdes se incorporen, mayor capacidad de mitigar la contaminación tendrá la ciudad. A los parques y boulevares se le pueden añadir los llamados Green Roofs, que consiste en darle una funcionalidad a las terrazas de edificios que suelen estar desperdiciadas, acondicionando los techos de manera que puedan ser utilizados para la plantación. Si muchos edificios se unen al movimiento del Green Roof, mayor será la cantidad de oxigeno que las plantas produzcan, de manera que se reducen considerablemente los gases contaminantes que hay en el aire.

green-building-district

7. Instaurar nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías pueden desarrollar la gestión urbana, fomentar una economía ecológica, una movilidad sostenible a mediano plazo, un medio ambiente sano y una mayor calidad de vida. Según Luis M. Jiménez Herrero, “aunque son solo una parte de la sostenibilidad, porque se tienen que incluir valores, principios éticos, modos de comportamiento, nuevos hábitos”. Las ciudades que apuestan por las nuevas tecnologías se denominan “ciudades inteligentes“. Desde el punto de vista tecnológico, una “ciudad inteligente” viene a ser un sistema ecosostenible de gran complejidad (sistema que contiene muchos subsistemas), o sea, un ecosistema global en el que coexisten múltiples procesos íntimamente ligados y que resulta difícil abordar o valorar de forma individualizada.

8. Motivar el reciclaje

Hay que trabajar sobre el tratado integral de los desechos, esto es implementar una política que facilite la costumbre de reciclar y que elimine la presencia de basurales a cielo abierto. El tema del tratamiento de los residuos sólidos no suele estar contemplado por las agendas de los Gobiernos, a pesar de ser un tema que afecta directamente la salud de miles de personas en todo el mundo y una de las formas en hacerle frente es inculcar a los niños esta hábito, para ver resultados a mediano y largo plazo.

reciclaje

Incorporar en los niños hábitos del reciclaje

9. Fijar modelos de avance continuo

Es de suma importancia concebir la sostenibilidad como un desarrollo abierto en constante cambio, adaptación y aprendizaje. Para el presidente del Instituto para la Sostenibilidad de los Recursos (ISR), Carlos Martínez, la sostenibilidad es un proceso de mejora continua que a largo plazo necesita una “reingeniería de la sociedad.”

10. Motivar la participación ciudadana

Los ciudadanos como consumidores pueden incorporar muchas acciones para mejorar su sostenibilidad y, con ello, la de su ciudad. Las recomendaciones de los expertos consultados son muy diversas: ahorrar energía y apostar por fuentes renovables, reducir el consumo de agua, usar el transporte público, trasladarse en bici, reutilizar y reciclar los residuos, consumir lo necesario para evitar desperdiciar ciertos recursos, etc. Alberto Vizcaíno, profesor del curso del Instituto Superior del Medio Ambiente (ISM) “Agenda 21 y Herramientas de Sostenibilidad Local“, asegura que si las instituciones ignoran a los ciudadanos nunca conseguirán mejorar la calidad de vida o el desempeño ambiental de la ciudad. Para ello, defiende este experto, las instituciones se deben apoyar en sistemas de información y participación pública.

Aunque algunos piensen que es un concepto utópico, lo cierto es que ya existen al menos 10 ciudades que son catalogadas como Ciudades Sostenibles: Viena, Zurich, Gienbra, Vancouver, Auckland, Dusseldorf, Frankfurt, Munich, Berna y Sydney.

Sin ir tan lejos, ciudades latinoamericanas como Medellín tienen ya una ruta planificada para convertirse prontamente en una Ciudad Sostenible, que sin lugar a dudas se transforma en un activo para el Turismo.

Nota: Post escrito para el concurso “Historias del Cambio Climático” categoría “Blogueros”,  organizado por el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS).

En twitter pueden encontrar más información con el hashtag: #historiasdelcambioclimatico