bicicletas

Evita que te roben tu bicicleta

Evita que te roben tu bicicleta

Sin duda, una de las experiencias más amargas del ciclismo urbano es cuando, con toda la ilusión del mundo, te dispones a tomar tu bicicleta y hacer tuyas las calles y de repente… te das cuenta que tu bicicleta ha sido robada.
Generalmente los ladrones buscan una presa fácil. A continuación les compartimos 5 errores comunes que hacen que nuestra bicicleta se convierta en presa fácil para los amantes de lo ajeno.

5 Errores Comunes

1. Utilizar Un Candado Fácil de Forzar

Uno de los errores más comunes es el uso de cables de acero. Éstos son sumamente delgados y fáciles de cortar.
Usar un cable o una cadena fáciles de cortar es una invitación bastante atractiva para los ladrones.

Lo ideal es invertir en un buen sistema de seguridad. Los expertos sugieren invertir por lo menos el 10% del valor de tu bicicleta. Actualmente los sistemas más eficientes y fáciles de encontrar son los U-Lock o una buena cadena de acero templado, acompañada de un candado de alta seguridad.
Los U-Lock los puedes encontrar en tiendas de bicicleta especializadas y la cadena la puedes armar tu mismo.

Materiales Necesarios Para Asegurar la Bici:

  • 1 metro (aprox.) de cadena de acero templado.
  • 1 candado de alta seguridad con grillete corto.
  • 1 cámara de bicicleta vieja para cubrir la cadena.

2. No Encadenar la Bici a Una Estructura Adecuada

En varías ocasiones me he topado con bicicletas, aseguradas con un buen candado, pero están sujetas a algún alambrado, a un parquímetro u otro tipo de poste de poca altura. En estos casos el ladrón no necesita cortar el candado. Basta con cortar la malla  o levantar la bicicleta para soltarla del poste.
Idealmente la bicicleta debería ser encadenada a un ciclopuerto. Si es que encontramos alguno. En nuestras ciudades este tipo de infraestructura aun es escasa, por lo que tendremos que buscar alguna estructura que haga el trabajo.

Recomendaciones:

  • Busca una estructura fija.
  • No encadenes la bicicleta a un poste corto.
  • Busca una estructura en un lugar bien iluminado y a la vista.
  • Idealmente deberás asegurar tanto el cuadro como las dos ruedas.

UCSF bicycle security fail

3. Dejar el Candado Demasiado cerca al Suelo o con Demasiada Holgura

En cualquiera de estos casos le estaremos facilitando las cosas a los ladrones.
Si la cadena o el candado están pegados al suelo es más fácil utilizar un martillo u otro objeto para tronar la cadena o el candado.
Si se deja demasiada holgura el ladrón tendrá más oportunidad para maniobrar o hacer palanca para tronar la cadena.

Recomendaciones:

  • Preferentemente encadena la bicicleta a una altura que te permita sujetar las ruedas y el cuadro.
  • Sí te sobran unos centímetros de cadena dale un par de vueltas más alrededor del cuadro o de una rueda.

Bicycle non-locking in Victoria

4. Encadenar Únicamente el Cuadro o Una Rueda

Este error es bastante común. Pienso que una de las razones principales por las que muchos de nosotros cometemos este error es la falta de infraestructura ciclista combinada con un poco de flojera. Al amarrar la bici a cualquier otra estructura, lo más fácil es recargar la bici y encadenarla del tubo superior. En otras ocasiones encontramos un intento de ciclopuerto, en el  que apenas si alcanzas a meter una tercera parte de la rueda y nos parece lo más sencillo encadenar sólo la rueda delantera.
En el primer caso, las dos ruedas quedan totalmente desprotegidas. En el segundo caso, basta con quitar la rueda delantera y adiós bici.

Recomendaciones:

  • Si tienes un U-Lock procura buscar una estructura que te permita asegurar el cuadro y preferentemente la rueda trasera. (La Rueda trasera es más cara por sus componentes).
  • Una buena opción es utilizar una combinación de U-Lock y cadena (o un buen cable) para asegurar ambas ruedas y el cuadro.
  • Usa una cadena lo suficientemente larga para pasarla entre las ruedas y el cuadro de la bici.

Bici sin ruedas

5. No Encadenar la Bici en Lugares “Seguros”

Uno nunca sabe cuando su bici se ha convertido en objetivo de algún amante de lo ajeno. Existen lugares que creemos seguros: el estacionamiento del trabajo, la cochera de la casa, la entrada de algún negocio, etc. Sin embargo, también en estos lugares nos pueden robar la bici.
No es raro que lleguemos a alguno de estos sitios  y dejemos la bicicleta sin cadena porque no nos vamos a tardar o porque le vamos a echar un ojo a lo lejos.

Hace un par de meses escuche una historia de una persona quien decidió parar a comprar una bebida y dejó la bici recargada en la entrada del negocio (a pocos metros de el). Además de que su bici estaba a la vista traía una llanta ponchada, por lo que era poco probable que alguien la robara. En cuestión de segundos paso un ratero corriendo, se subió a la bicicleta ponchada y huyó tan rápido como pudo y no lo lograron alcanzar.
La verdad es que no hay lugar 100% seguro.

Recomendaciones:

  • Asegura tu bicicleta en todo momento y en cualquier lugar.
  • Si estacionas la bicicleta en el estacionamiento del trabajo o de la escuela lo más seguro es que haya un vigilante. Además de encadenar tu bici, pídele al vigilante que le eche un ojo.
  • Encadena tu bicicleta aunque se encuentre dentro de la cochera.
  • Si junto con los amigos deciden parar a comprar un refresco y no hay donde asegurar la bici mínimo encadena todas las bicis juntas.

A Ladies' Bike
Foto: Garry Knight

Estos son 5 errores que muchos de nosotros cometemos todo el tiempo. Más vale asegurar nuestra bicicleta en todo momento y de manera adecuada aunque sea por un par de minutos. No vaya a ser que por ahorrarnos un par de minutos perdamos nuestra bici para siempre. Ciertamente no hay candado infalible. El secreto esta en hacer que nuestra bicicleta sea más difícil de robar que la que esta a un lado.

Para más información también puedes leer: ¿QUÉ TAN SEGURA ESTÁ TU BICI ANTE UN ROBO?

Fuente: La Bicikleta

 

martin hunger - diseñador suizo bicicletas

Tendido boca abajo, en su taller de muebles de madera en Lurín, fue hallado muerto el ciudadano suizo Martín Hunger Andrea. El diseñador de 41 años fue asesinado a golpes por unos ladrones que ingresaron al inmueble y envenenaron a su perro.

Hunger se habría resistido al robo de su laptop, pues esta contenía información sobre sus innovadores diseños. Los delincuentes también se llevaron su caja de herramientas.

La víctima tenía varios golpes en la cabeza ocasionados con un objeto que los asesinos se llevaron. Su cuerpo fue encontrado ayer por un amigo suyo que llegó a trabajar en el taller maderero ubicado en el kilómetro 35,5 de la antigua Panamericana Sur.

Al lugar también llegó su esposa y familiares cercanos, quienes evitaron declarar. El cuerpo del extranjero permanece en la Morgue Central de Lima.

¿HASTA CUÁNDO seguirá reinando la ‪#‎DELINCUENCIA‬ en las pistas y calles? ¿Le creemos al ministro del interior José Luis Pérez Guadalupe cuando dice que está luchando contra la delincuencia organizada o debería de dar un paso al costado por los logros MEDIOCRES de su gestión?

Fuente: El Comercio

accidentes de transito, bestias al volante, bestias de 2 patas, bicicletas, campaña, Uncategorized

El caos vehicular le cuesta a Lima $1.000 millones anuales en horas-hombre, combustible y daños al medio ambiente.

Una ciudad inteligente es aquella que permite a sus ciudadanos tener mayor calidad de vida mediante soluciones tecnológicas. Estas involucran ahorrar costos para el medio ambiente, las arcas públicas y sus habitantes. Las llamadas ‘smart cities’ son, en esencia, un sistema mediante el cual el gobierno de una urbe utiliza las tecnologías de la información para generar bienes públicos que favorezcan a todos sus habitantes.

Este concepto va más allá de conectar sensores al tráfico o de instalar cámaras de videovigilancia; consiste, también, en conectar a las personas con sus ciudades de tal forma que les sea posible obtener a tiempo real información para tomar mejores decisiones.

Conocer con precisión la ubicación del próximo bus desde su teléfono, registrar fotográficamente incidencias en su distrito a través de una aplicación y acceder a una plataforma virtual de pagos de tributos son algunas de las alternativas que una ciudad inteligente permite a sus ciudadanos para dotarlos de autonomía. Hacerlos dueños de su ciudad.

Lima no brilla, al menos no por su inteligencia. De acuerdo con la reciente publicación del índice de ciudades inteligentes del Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE) de la Universidad de Navarra (número uno en formación de directivos en el mundo de acuerdo con el “Financial Times”), la capital peruana ocupa el puesto 103 de 148 ciudades estudiadas.

Asimismo, en aspectos detallados, el IESE le otorgó el puesto 113 en planificación urbana, 117 en transporte, 125 en medio ambiente y 134 en tecnología. Estos indicadores reflejan claramente que Lima es una urbe cuyo planeamiento y funcionamiento prueban ser limitados.

A raíz de ello, El Comercio consultó con expertos en urbanismo y tecnología sobre cuáles son las claves para que la Ciudad de los Reyes empiece a mirarse a sí misma como una metrópolis del futuro.

INTEGRACIÓN DE INFORMACIÓN

El acceso a la información es un elemento fundamental de las ‘smart cities’. Para los especialistas, el caso del transporte en Lima es muy ilustrativo para comprender la vitalidad del cruce de información como primer paso hacia esta meta.

“Hay un problema en cuanto a la generación e integración de datos. Por ejemplo, no existe información actualizada y centralizada para medir el impacto de la reparación o mantenimiento de vías en el tráfico, la semaforización sincronizada o el flujo de vehículos por horas. Es decir, no podemos tomar decisiones inteligentes para gestionar el día a día del transporte”, indicó José García, ex coordinador del Plan de Desarrollo Urbano para Lima y Callao al 2035 (PLAM 2035).

Fuente El Comercio

Día sin carro en Bogotá

1,5 millones de autos dejaron de circular durante una jornada, la segunda del año

En la madrugada del miércoles, a las 4.45, Carlos Benjumea, un joven taxista, vivió una escena que nunca había visto en sus 12 años como conductor. En la avenida Boyacá, una de las principales arterias de Bogotá, se había formado un atasco porque miles de personas intentaban llegar a sus trabajos en el día sin coche y sin moto, que empezaba en 15 minutos. “Era como si fueran las 7 de la mañana”, señala Carlos, refiriéndose a los trancones habituales que padecen a diario los capitalinos.

Es la segunda vez en el año que se realiza esta jornada en la capital de Colombia, lo que significa que más de 1.500.000 de autos particulares dejaron de circular. La primera fue en febrero y todo apunta a que vendrán dos más por el éxito que para la alcaldía deja este ejercicio. No solo porque el sistema de transporte masivo tuvo más usuarios y los ciclistas pudieron moverse a sus anchas, sino porque se redujo la contaminación. En la tarde, la ciudad, con cerca de 7 millones de habitantes, estaba medio vacía de vehículos, pero en las ciclovías era fácil encontrar a cientos de ciclistas.

Por 14 horas y media el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien este año deja su cargo en medio de polémicas como la prohibición de las corridas de toros, limitó la circulación de coches particulares y motos. De esta forma obligó a muchos a usar el transporte público, los taxis y las bicicletas. Los dos primeros son criticados a diario por su mal servicio. Aún así, según reportes de las autoridades de movilidad, 1.830.000 personas, un 4,7% más, utilizaron Transmilenio, el servicio de buses articulados que a falta del metro, transporta a los bogotanos.

El llamado Sistema Integrado de Transporte, SITP, fue utilizado por poco más de un millón de personas, un 19% adicional a lo que lo hacen en un día normal. Y fue precisamente ese incremento en el número de usuarios del transporte público el que provocó que en las horas pico, en la mañana y en la tarde, se presentaran largas colas, más que las habituales, para ingresar a las estaciones de Transmilenio. También, que a muchas personas les tocara esperar por un buen tiempo los buses del sistema integrado que iban atiborrados de usuarios. Esto evidencia que hay que mejorar la oferta si lo que se busca es incrementar el uso del transporte público.

Los ciclistas, en cambio, fueron los reyes de la jornada. Según los reportes, los ciudadanos usaron la bicicleta un 117% más. “La ciudad no se paralizó. La ciudadanía se movilizó en transporte público y en bicicleta”, dijo Gustavo Petro, defendiendo la iniciativa. Se suma el impacto positivo en la reducción de la contaminación ya que los niveles de hollín, humo y polvo bajaron un 15%.

Desde hace 15 años, en Bogotá se vive, pero solo una vez al año, el día sin carro, con la idea de que los usuarios de vehículos particulares utilicen más el servicio público y la bicicleta. Ahora la alcaldía quiere extender la iniciativa a más días, lo que para algunos analistas distrae del gran problema de movilidad que tiene la capital por la falta de infraestructura y de cultura ciudadana, entre otras cosas. El gremio de los comerciantes es uno de los que se opone y ha denunciado los graves efectos que supone para el sector, por el bajo flujo de compradores. Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, el principal gremio, calificó como “valioso” el experimento, pero sostuvo que tiene “un costo para la economía, ya que afecta a muchos sectores”. Sin embargo, Bogotá demostró una vez que está aprendiendo a vivir sin coche, aunque sea por unas horas.

Fuente: EL PAIS.

Cada vez son más los que dejan el automóvil en casa y prefieren salir a trabajar en bicicleta: ahorran en gasolina, se olvidan del tráfico, ayudan al ambiente y se mantienen en forma ¿algo más? ah si, los ciclistas en Francia, además ganan un dinero extra. El Ministerio de Transporte francés anunció que las empresas incentivarán el uso de la bicicleta a sus trabajadores, pagándoles 21 céntimos de euro por kilómetro.

En Francia los que vayan en bici a trabajar tendrán sueldo extra

Los ciclistas galos están más que conformes con la nueva medida, ya que como aumentarán los ciclistas, también las ciudades serán más empáticas con quienes pedalean.

Thierry Mariani, ministro de Transporte de Francia comentó que serán las empresas las que financien el bono, pero que a su vez estas tendrán beneficios tributarios bastante generosos, por lo que ninguna empresa querrá quedarse fuera de la nueva medida.

Cerca de 20 millones de euros gastará el gobierno de Francia para sustentar la medida, pero la calidad de vida aumentará notablamente, así como también la calidad del aire con lo que se espera un ahorro de unos 5.600 millones de euros en temas de salud.

El estado francés tendrá que además organizar las ciudades para que puedan circular un mayor número de ciclistas y crear planes que combatan el robo de bicicletas o de las pertenencias de los desprotegidos pedaleantes.