Month: mayo 2015

Para conducir un auto en Alemania necesitas tener por lo menos 17 años y pagar unos 1,700 euros por la licencia y un curso de manejo. Y si eres latino, cuentas con una licencia y planeas ir a vivir a Alemania, puedes obtener una licencia alemana a cambio de un par de horas de estudio y clases prácticas.

spanisch

Primera parte: entrevista con la Sra. Meyer

“¿Ya sabe manejar?” Me pregunta la encargada de la Escuela de Manejo M. Meyer. “Ja!” (¡sí!), respondo orgullosa. “Ahh bien, entonces usted no debe realizar el trámite desde el principio”, me dice la Sra. Schulz seriamente, tomando una pluma entre sus manos. “Que bueno”, le respondí mientras pensaba para mis adentros: “seguramente será algo rápido y sencillo como en México en donde uno obtiene su licencia en 30 minutos sin presentar ningún tipo de examen.”

Amablemente la Sra. Schulz va anotando en una hoja todos los requisitos que tengo que cubrir, paso a paso la lista se vuelve cada vez más larga. Así que mis expectativas iniciales quedan ligeramente desmentidas.

200 euros es la cuota base que hay que pagar a la escuela, más 40 euros destinados a la Oficina de Tráfico (Strassenverkehrbehörde), dan un total de 240 euros. Como usted ya sabe manejar, le recomendamos solamente unas 5 horas de práctica de manejo con uno de nuestros instructores”, comenta. “¡Seguro, si he manejado en la ciudad de México por más de diez años creo que puedo hacerlo en donde sea!” le digo entusiasmada y recobrando mis esperanzas en la sencillez del trámite. “¡Aha! Aber Achtung! (¡pero atención!) el caso no es manejar sino hacerlo correctamente”, me reconviene en tono alto, mientras me mira fijamente a los ojos. “ Ja, klar”, respondo timidamente.

Mientras tanto la lista de requisitos sigue creciendo: “Entonces 5 horas de manejo en la ciudad a 30 euros por hora son 150 euros. Más unas 2 horas de manejo en la autopista a 40 euros son 80 euros.”, agrega. Se detiene y busca información en su computadora. “85 euros por la presentar la prueba práctica y 30 euros por la teórica” anota.

“¿Usted usa lentes?”, me pregunta mirándome a través de sus gafas.“Solo para leer y cuando trabajo en la computadora”, respondo sin intención alguna de contradecir a esta firme señora. “Bien, cualquiera que sea el caso usted debe hacerse un examen de la vista, éste es gratuito”, comenta con una sonrisa como queriéndome alentar. “Primeros auxilios, este curso lo puede tomar un sábado por la mañana, este curso no es gratuito le va a costar unos 25 euros”, añade de inmediato al cuestionario.

A todo lo anterior hay que agregarle los impuestos TÜV (Asociación de Inspección Técnica), que suman 85 euros por el práctico y 35 euros por el teórico. “Esto da un total de 730 euros”, anota la cantidad con su pluma azul y lo subraya dos veces decidida y satisfecha.

Gut” (bien) respondo con voz de desilusión y tomo la hoja entre mis manos, mientras hago la conversión de cuánto dinero me va a costar certificar ante las autoridades alemanas que efectivamente sé manejar.

Independientemente de la interminable cuenta que me acaba de entregar la Sra. Schulz, debo confesar que me siento alentada de saber que cada una de las personas sentadas tras un volante han pasado por esto, eso significa que uno debe sentirse seguro de saber que ninguno de los conductores maneja sin lentes cuando realmente los necesita o que seguro saben como reaccionar tras un accidente. Creo que al final, los costos coinciden con una mayor seguridad para todos.

spanisch

Segunda parte: estudiar como si fuera el examen final de la universidad

Tras unos minutos de charla y en un ambiente más relajado, la Sra. Schulz me cuenta que el examen teórico consta de 30 preguntas, pero para ello debo estudiar unas mil y aprender quién sabe cuántas señales de tránsito. “Y le recomiendo que estudie sobre todo muy bien las preguntas que valen 5 puntos. ¡Porque si responde dos preguntas de esta categoría erróneamente, entonces, habrá reprobado el examen!” me mira fijamente a los ojos y sonríe, lo que me hace pensar que seguramente la Sra. Schulz está orgullosa de saber que en su país se conduce con responsabilidad. “¿Y que pasa si repruebo?” Es lo primero que se me ocurre preguntar. “¿Se pude repetir el examen?” “Sí,sí, naturalmente, se puede” “¿Y tengo que pagar todo de nuevo?”, vuelvo a cargar con una pregunta. “Neeeeee”, responde la sra. Schulz con calma, “solamente lo de la escuela de manejo.” Si consideramos que es la parte más cara del trámite, la respuesta no es alentadora y me hace pensar en el humor -un poco negro- de la sra. Schulz.

De su cajón saca una guía de estudio y me la da. “Solamente se la entregamos a nuestros alumnos, pero por esta vez usted puede llevársela a casa”, me dice amablemente mientras va buscando información entre las hojas. “Mire, este es un ejemplo de una de las preguntas de 5 puntos: «Usted quiere revasar a un ciclista, ¿son suficientes 50 cm de distancia lateral?» La respuesta es NO, debe haber por lo menos un metro de distancia. Na, ja (en fin)”, concluye, cierra la guía y me la da. “Espero le sirva”, agrega. “Danke”, respondo ya casi sin fuerzas.

Mientras voy caminando rumbo a casa, intento verle el lado positivo a todo este trámite -y sus costos-. De nuevo me pongo a platicar conmigo misma: “¿Y si fuera alemana tendría que cubrir los mismos requisitos y pagar lo mismo?” ¡No, tendría que pagar más!” Y es que aquél que empieza de cero, debe visitar la escuela de manejo para cubrir por lo menos unas 22 horas de práctica de manejo y unas 12 horas de teoría… Total que a los alemanes la licencia de conducir les cuesta –mit allem drum und dran! (o sea, con todo incluido)- aproximadamente 1,700 euros.

spanisch

La licencia, y el reglamento de tránsito: disciplina alemana al máximo

Los latinos tenemos derecho a manejar con la licencia expedida en nuestro país de origen durante 6 meses a partir de la llegada a Alemania. Pero en un plazo máximo de 3 años hay que “canjear” la licencia latina por la alemana. Los alemanes pueden adquirir la licencia con 17 años de edad siempre y cuando al manejar vayan acompañados de un mayor. De lo contrario con 18 es la edad mínima. El trámite del exámen teórico se puede hacer hasta tres meses antes de cumplir la mayoría de edad, y el práctico sólo con un mes de anticipación.

La ley indica que el conductor principiante, es decir, aquél que tiene menos de dos años con licencia o en su defecto es menor a 21 años, no puede ingerir ni una gota de alcohol si quiere manejar. Después de 2 años de experiencia o con 22 años el límite permitido es de 0,5% (Promille). La causa más común por la cual los jóvenes pierden su licencia es por conducir en estado de ebriedad y por reincidir en ello. Según el Kraftfahrt Bundesamt (KBA, Autoridad Federal de Motor y Transporte) en el 2007, unos 222,600 conductores cometieron una infracción al conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas. En este caso estas personas deben someterse a un examen llamado MPU, por sus siglas en alemán (medizinisch- psychologische Untersuchung) Exámen Médico Psicológico.

Las reglas para manejar en Alemania son claras y aquél que no se acate a ellas puede perder su licencia tras cometer varias infracciones. Por ejemplo, pasarse una luz en rojo puede costar 125 euros y la retención de la licencia por seis meses. Manejar a más de 30 kilómetros por hora en una zona en donde ésta no es la velocidad permitida, puede equivaler a una multa de 100 euros y un mes de retención de la licencia.

Es importante leer con detenimiento el reglamento de tránsito y sobre todo apender las señales de tránsito que varían a las de Latinoamérica.

Denisse Beltrán, en exclusiva para CAI (Centro Aleman de Información para Latinoamerica)

FUENTE: mexiko.diplo.de

combi se empotra en VMT

La mala maniobra de un chofer de combi dejó dos personas muertas en Villa María del Triunfo. El accidente ocurrió a las 6:30 a.m. cuando el vehículo de placa B3M-789 se estrelló contra una vivienda, en el jirón María Córdova.

Testigos del hecho dijeron a “RPP” que el conductor se dio a la fuga, dejando a otros seis heridos que luego fueron llevados a hospitales cercanos.

Una de los fallecidos es el cobrador de la combi, identificado como Jesús Ferro Arriola, de 47 años. Al lugar llegaron sus familiares quienes exigieron la captura del chofer.

“Quiero saber si era el chofer titular o cambiaron por otro en el domingo, porque eso es lo que posiblemente ha pasado”, indicó su hermano Eulalio Ferro.

Fuente: El Comercio

Cómo colocar el triangulo de emergencia

Todo vehículo que sufre algún desperfecto en la vía pública debe hacer uso del triángulo de emergencia, que en ocasiones son mal colocados o simplemente se hace uso al ingenio peruano para utilizar cualquier elemento como triángulo de emergencia.

Pues bien, hay que indicar el Reglamento de Tránsito señala que “si el vehículo queda inmovilizado en la vía pública debe tomar medidas precautorias y colocar triángulos de seguridad antes y después a su posición, a una distancia del vehículo no menor de 50 metros y no mayor a 150 metros, en el mismo sentido de circulación del vehículo inmovilizado”. Es decir, todo auto debe contar con el triángulo, así que olvidémonos del ingenio peruano.

Pero, ¿usamos correctamente el triángulo de emergencia? Según las especificaciones de seguridad, el triángulo de emergencia debe ser colocado a 50 metros del vehículo, perpendicularmente a la calzada, de manera que pueda ser visible por los automóviles.

Además, Si es que el auto se malogra en una pista de doble sentido se deben de colocar dos triángulos: uno adelante y otro atrás. Ambos a 50 metros, para que pueda ser visible tanto para los conductores que vienen por detrás como los que vienen por adelante.

Sí, seguro debes estar preguntando cómo calcular 50 metros. Bueno, para esto debes caminar de 90 a 100 pasos, así calcularás aproximadamente 50 metros.

Fuente: Ruedas y Tuercas

CICLOVIAS AL 2018

Para fines del 2018, Lima tendrá 200 kilómetros nuevos de ciclovías, anunció Jenny Samanez, jefa del Proyecto Metropolitano de Transporte No Motorizado, de la Municipalidad de Lima.

Durante un encuentro entre autoridades y técnicos de las 43 municipalidades en la ciudad, se planteó masificar el uso de la bicicleta como medio de transporte ecológico ya que, en la actualidad, solo el 1% de la población capitalina (100 000 personas) lo usa como medio de transporte.

Lima cuenta con solo 150 kilómetros de ciclovías que se concentran en los distritos del Cercado, Miraflores, San Isidro, Los Olivos, San Martín de Porres, La Victoria y Chorrillos, por lo que buscamos ampliar estos espacios”, acotó Samanez.

Se pronosticó que, una vez que se duplique la infraestructura cicloviaria en la ciudad, la proyección es que, para fines del 2018, la cantidad de ciclistas aumente a 200 000 y continúe en alza.

Este plan también contempla un proyecto de trabajo en el que se priorizará la seguridad vial y el respeto al peatón y al ciclista. “La idea es identificar las calles y avenidas adecuadas para acondicionar nuevas redes de ciclovías”, señalaron los funcionarios.

Cabe recordar que la Ley 29593 declara de interés nacional el uso de la bicicleta y la Ordenanza Municipal 1851 promueve la MOVILIDAD SOSTENIBLE y el uso de los espacios públicos para el transporte no motorizado en bicicleta.

El lunes 11 de mayo compartimos la foto de la tristemente celebre “Escalera de Chorrillos”: https://www.facebook.com/BESTIASalvolante/photos/pb.277616675706423.-2207520000.1431674035./652947968173290/?type=3&theater

escalera chorrillos

Noticia que tuvo impacto en todos los medios de comunicación, en El Comercio, RPP, ATV, Latina, 24 horas de Panamericana, Correo, Trome, Radio Capital, etc, poniendo el tema en agenda de las autoridades de Chorrillos y de otros distritos que padecen el mismo problema de la CONCHUDEZ de algunos vecinos (Un niño que se suba a tal “construcción” y se caiga de cabeza, sería fatal)

Aunque se trate de un tema no tan relacionado a las #BESTIASalvolante, sino a las #BESTIASde2patas, por atentar contra la SEGURIDAD VIAL de los vecinos, queremos AGRADECER a todos los periodistas por ayudarnos a difundir la noticia! Y felicitamos a las autoridades- a pesar de la demora- por imponer finalmente el orden y garantizar el libre tránsito al exigir en un plazo de 15 días el retiro de la polémica escalera de Chorrillos.

¿En tu distrito también has visto casos parecidos?

Para construir los primeros 5 kilómetros de túnel y cinco estaciones de la Línea 2 del Metro de Lima, serán cerrados alrededor de cinco kilómetros de la Carretera Central desde el jueves 14 de mayo, entre la avenida César Vallejo, en Ate Vitarte, hasta la calle Minería, en Santa Anita.

La Autoridad Autónoma del Tren Eléctrico y la Sociedad Concesionaria Metro de Lima Línea 2 han coordinando la participación de la Policía Nacional del Perú, la Gerencia de Transporte Urbano de la Municipalidad de Lima y las municipalidades distritales del sector para llevar a cabo un plan de desvío de manera efectiva y agilizar el tránsito en la zona.

PLAN DE DESVÍOS

Según el plan de desvíos aprobado por la AATE, los vehículos de transporte público que vengan desde Chosica con dirección al Centro de Lima tendrán dos alternativas desde la avenida César Vallejo.

Converted with Freemake Video Converter

Puedes ver la imagen en tamaño grande dando click aquí.

La primera empieza en dicha arteria y continúa por las avenidas Los Ángeles y 22 de Julio con dirección de nuevo hacia la Carretera Central y de allí a la avenidaSeparadora Industrial hasta llegar a la Evitamiento, por donde se podrá retomar la Carretera Central.

La otra alternativa es empezar en la avenida César Vallejo y seguir por Av. Metropolitana, Santa Ana, Colectora Industrial, Elias Aguirre, Rosales, Abutardas, Ruiseñores, 7 de junio, Bolognesi, Celedonio de la Torre hasta llegar a la calle Minería, por donde se podrá retomar de nuevo a la Carretera Central.

Del mismo modo, las unidades de transporte urbano que vengan por la Carretera Central con dirección a Ate deberán tomar la Ca. Santa Rosa, Maria Curie, Los Castillos hasta la avenida Separadora Industrial y luego retomar la Carretera Central.

Los vehículos pesados de carga podrán circular por la Autopista Ramiro Prialé como ruta alterna tanto para dirigirse al Centro de Lima como hacia Chosica. Además, se contempla desvios por las avenidas Metropolitana, Los Chancas, Camino Real, Cesar Vallejo hasta la avenida José de la Riva Agüero hasta llegar a la avenida Nicolás Ayllón.

Los vehículos particulares podrán circular por cualquiera de las rutas antes señaladas pero disponen como alternas las avenidas Javier Prado y la autopista Ramiro Prialé. Del mismo modo, se mantendrá libre tránsito para cruzar la Carretera Central por las avenidas La Molina, a la altura del Óvalo de Santa Anita, y La Cultura, a la altura del Mercado Mayorista de Santa Anita.

Fuente: La Reública

cambio de aceite de motor

Cambiar el aceite es una de las cosas más importantes que se debe hacer para el adecuado mantenimiento del vehículo pues este fluido es esencial para evitar el desgaste de los elementos internos del motor. Esta operación ayuda a que el motor funcione suavemente y dure más tiempo, mejorando al mismo tiempo su rendimiento.

El aceite del vehículo tiene un porcentaje de tolerancia de impurezas y humedad máximo para funcionar correctamente como lubricante. El funcionamiento normal del motor crea estas impurezas, razón por la que el aceite debe sustituirse cada cierto número de kilómetros o cada cierto espacio de tiempo (por acumulación de humedad).

Se recomienda realizar un cambio de aceite cada 5.000 Kilómetros si es mineral, y cada 10.000 Kilómetros si es sintético.

Además de lubricar y minimizar la fricción, el aceite cumple otras tareas:

  • Facilitar el arranque en frío: Con el motor bien lubricado, un automóvil arranca con facilidad en cualquier condición de clima
  • Enfriar las piezas del motor: El aceite es el principal refrigerante de las piezas del motor
  • Mantener el motor limpio: El lubricante arrastra al cárter partículas de carbón, hollín y otros residuos de la combustión que son eliminados en cada cambio de aceite
  • Prevenir la corrosión y formación de sedimentos: El aceite deposita una película química que aísla las piezas del motor del agua haciendo que el motor quede protegido del hongo producido por la humedad

Ciertos vehículos permiten controlar automáticamente el nivel de aceite del motor gracias a un indicador en el tablero de instrumentos. En los demás, es conveniente controlar este nivel manualmente verificando las marcas del indicador del nivel de aceite. El nivel correcto del aceite debe situarse entre las marcas “mínimo” y “máximo” del indicador de nivel. Se recomienda verificar el nivel regularmente cada 2.000 kilómetros y, más específicamente, antes de un largo trayecto. Si el nivel se acerca a la marca “mínimo”, debe completarlo.

Para que su motor esté bien lubricado debe:

  • Utilizar un lubricante adaptado a las condiciones de utilización (ciudad, carretera, autopista, etc.) y tipo de motorización (gasolina o diésel, turbo, etc.)
  • Controlar frecuentemente el nivel de aceite
  • Cambiar al filtro cada vez que cambie el aceite
  • Respetar los intervalos entre los cambios de aceite que recomienda su cartilla de revisión

El conductor debe considerar…

Lo primero que debe tener en cuenta un conductor es hacer caso a la casa ensambladora, ya que esta siempre le informa qué tipo de aceite está siendo utilizado en el vehículo para así continuar suministrándole la misma referencia al vehículo.

Así mismo, se debe tener en cuenta llevar el vehículo a un servicio autorizado pues se cuenta con el personal especializado y la herramienta adecuada para el procedimiento que se hará de forma completa, utilizando el tipo de aceite recomendado por la marca, en las cantidades indicadas y se permite hacer el escáner para reprogramar el mantenimiento en el computador del vehículo.

Cuando no se realiza un adecuado cambio de aceite, este se va ensuciando cada vez más, por lo que dejará de lubricar, haciendo que el motor se desgaste y falle. Por eso, es importante estar atento a las “alertas” que indican que es momento de hacer un cambio de aceite:

  • Al observar la varilla medidora, el aceite está muy negro, muy denso o bajo
  • Al verificar el tablero de instrumentos, el testigo de aceite se prende
  • Al evidenciar en el tablero de instrumentos solicitud de mantenimiento

Algunos mitos relacionados con el cambio de aceite

  • El cambiar de marca de aceite no daña el motor siempre y cuando sea una marca reconocida, pues éstas cumplen los requerimientos de desempeño del motor. Si ocurren fallas no es culpa del aceite sino por problemas mecánicos o del circuito de lubricación
  • No es recomendable utilizar cualquier aceite en un vehículo nuevo. Lo mejor es emplear un aceite multigrado (SAE 20W.50, SAE 10W-30) en el máximo nivel API de calidad
  • Es importante medir periódicamente el nivel de aceite. Si por alguna falla se fuga el lubricante y no está en el nivel adecuado, el carro puede sufrir graves daños. También es importante revisar si, tras los intervalos de servicio recomendados, el nivel del aceite no baja, puede ser que el motor no funciona bien
  • Todos los aceites de motor son compatibles y se deben mezclar bien entre sí. Este es un requisito que deben cumplir las marcas cuando desarrollan los lubricantes
  • Los aceites están desarrollados técnicamente con exhaustivas pruebas de desempeño en motores. No se requieren aditivos extra, pues pueden generar efectos adversos en el motor

mal estacionado en San Isidro

“Es cada vez más común ver imágenes en las redes sociales y en televisión de choferes que ignoran las reglas de tránsito sin importarles otros conductores, peatones o ciclistas. La primera imagen que se viene a la mente cuando hablamos de caos en el transporte es la combi asesina (y no falta razón), pero, en el otro lado de la escala social, tenemos a camionetas y autos particulares que también colaboran con la anarquía en las pistas. Para los primeros se ha encontrado una explicación: la llamada “guerra del centavo”, definición precisa ofrecida por Claudia Bielich en una investigación publicada por el Instituto de Estudios Peruanos.

Sin embargo, las infracciones a las reglas de tránsito no son solo de choferes de combi. En imágenes, frecuentemente también vemos cómo exclusivas camionetas invaden la vereda y se estacionan donde mejor les acomoda, cómo modernos hatchbacks se estacionan en los lugares reservados para discapacitados y cómo cómodos sedanes invaden la vía de emergencia de la Panamericana para esquivar esa molesta fila de carros que regresan de la playa. Cabe la pregunta: ¿en qué guerra están involucradas estas personas? En la guerra del centavo por supuesto que no. Para estos choferes, saltarse las reglas de tránsito, reglas de convivencia al fin y al cabo, no es una cuestión de sobrevivencia.

Alguien podría argumentar que es la búsqueda del interés propio por sobre el interés de los demás. ¿Para qué perder tiempo buscando un estacionamiento si puedo parar aquí en la vereda? ¿Para qué perder tiempo en la Panamericana si puedo avanzar por el carril de emergencia? Al final, como todos buscan su beneficio personal, el resultado social es un desastre. Es lo que se llama la tragedia de los comunes. Esta explicación, sin embargo, no discrimina entre la combi y la camioneta.

Las personas que manejan estos modernos carros se supone que han accedido a una educación por encima del promedio nacional y que cuentan con ingresos medios o altos. Estos ingresos quizá sean el factor explicativo de ese desdén con el resto de conductores y peatones. Se sabe por estudios psicológicos que el dinero transforma a las personas, y se ha demostrado que cuando una persona siente que se está enriqueciendo vocifera más, hace demostraciones de poder más frecuentemente, actúa mucho más groseramente y, en general, es menos capaz de ser empática con sus semejantes, es decir, de ponerse en los zapatos de los demás. Esta situación se agrava en contextos de desigualdad, como en Estados Unidos, donde los estudios se realizaron y este grupo de personas convive con la pobreza. Entonces, estas personas que se han beneficiado de la bonanza se sienten con derecho a priorizar sus intereses sobre el interés del resto y, consecuentemente, se comportan con el fin de satisfacer ese interés propio a costa del de los demás.

No es difícil extrapolar estos resultados a nuestra realidad. Hemos vivido varias décadas de crecimiento económico en que un grupo de peruanos ha accedido a niveles cómodos de vida. Ese grupo convive a diario con la pobreza que sigue afectando a millones de personas. Es probable entonces que este grupo haya experimentado un bajón en sus sentimientos de empatía con los otros y haya visto aumentar su impresión que, dado su éxito y logro personal, pueden ir en detrimento del interés de los demás. Una consecuencia inesperada del crecimiento económico sería entonces una guerra de hostilidades, en los que unos luchan por su sobrevivencia y otros son incapaces de ponerse en los zapatos de los demás.”

Fuente: El Comercio